LA VIDA EXAGERADA. Mi miseria era falsa. mi miseria me la había inventado yo.

CONTRACORRIENTE

Hoy, camino del colegio electoral, he vuelto a tener la sensación de ser observado.

 

Es como si las papeletas del bolsillo de mi americana fuesen visibles para todas la familias, que como la mía, hacían el camino desde la iglesia al colegio y al posterior vermouth Izaguirre.

 

Mis papeletas (mis ideas) en esta España de hoy son motivo de vergüenza y escarnio público. En mi caso, no cabe duda de que soy parte del grupo de estúpidos que nos han metido en este lío. Ya se sabe, al final tienen que venir a arreglarlo ellos...

 

Resulta paradójico que en un día en que todo va a quedar tan "claro y meridiano" yo esté deseando estar equivocado. Pero no soy un hombre de fe ( si no canta Bernard Sumner).

 

Mis ideas son firmes porque nacen del conocimiento y la reflexión (no de mi cuenta bancaria). Sin atisbo de ingenuidad porque conozco lo que sucede dentro de la cocina. Sin buenos ni malos...

 

Hoy es un día para dejar de creer en la sociedad. Vivimos en un mundo donde el egoísmo es la ley. Si las cosas van muy bien llegamos a pensar en que existen los demás, pero cuando las cosas se ponen difíciles... sálvese quien pueda.

 

El barco se hunde y no hay botes salvavidas para todos, pero en nuestra estupidez congénita, siempre pensamos que nosotros estaremos en el grupo de los elegidos, en el pelotón de cabeza, en el de los listos,...´

 

No hay futuro sin cohesión social.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: