El biciraptor

Escrito por lavidaexagerada 27-01-2009 en General. Comentarios (1)

Para no resultar monótono alternaré los retratos de familia (en todo caso universales) con temas generales, menos endogámicos.

 

Nuestro primer personaje llegó a nuestras vidas con el nuevo siglo. Con una curiosa estética protagonizada por las camisetas Ferrys, coche de macarra (pero caro) y una sempiterna sonrisa; señal inequívoca de que no sabía donde se metía.

 

Las relaciones familiares siempre fueron sinceras y espontáneas; no dudando en hacernos partícipes de sus discusiones de pareja. Quien no recuerda aquellas cenas con “mala hostia” de postre y regreso quemando rueda. Todo dulzura.

 

En estos años hemos vivido su evolución que podemos resumir en dos capítulos:

 

Estilísticamente, una evolución hacia un estilo pijo actual con detalles personales, muy de la mano de su querida esposa y de nuestro dependiente amigo de la sección de caballeros de El Corte Inglés (creo que el único empleado amable de estos grandes amables).

 

Gastronómicamente, sin abandonar la tradición del oriente astur centrada en el pescado preferentemente a la plancha y cualquier preparación de Narciandi, nuestro protagonista experimentó un progresivo acercamiento a la gastronomía oriental y más concretamente japonesa. De todos es conocida su sobrehumana capacidad de comer sushi, eso sí, combinada con extrañas especialidades como las margaritas tropicales. Esta querencia oriental ha influido en su carácter que ha llegado al ascetismo, capaz de superar con solvencia cualquier discusión.

 

Capítulo a parte merece la vocación frustrada de nuestro ilustre. Anunciada la vuelta de Armstrong todos pensamos en él para ocupar una plaza de gregario de lujo. Ciclista impenitente capaz de pedalear en pleno temporal, con una capacidad de sufrimiento solo comparable a su facilidad para caerse o sufrir alguna lesión. Este Curro Romero de la bicicleta ha concentrado sus cualidades para asombrar en la clásica Viesques-La Camocha-Tremañes.

 

De momento, vamos a dejarlo aquí.