DAVID LEADBETTER

Escrito por lavidaexagerada 10-03-2009 en General. Comentarios (1)

 

Como algunos sabéis me encuentro inmerso en el bizarro mundo del golf. Un deporte, reflejo de la vida, donde el mejor día siempre está al borde de la catástrofe y la mejor solución siempre es la menos mala.

 

Dentro de este extraño mundo, que otro día retomaremos, destacan los profesores o instructores. Auténticos cracks, que como el mío, se ganan la vida sacándonos defectos a 30 €/hora.

 

De todos los instructores de golf, el más grande, popular y extravagante es el británico David Leadbetter.

 http://lavidaexagerada.blogspot.es/img/leadbetter.jpg

Su historia es la de todos los grandes en la sombra. Jugador de golf mediocre que centra su interés en “la técnica, mecánica y psicología del deporte” obtiene su mayor éxito al conseguir rehacer el swing de Nick Faldo en los años 80.

 

Esta suerte de  Valdano del golf ha levantado de la nada un emporio que tiene su epicentro en una grandiosa academia situada en Florida (con campo de 36 hoyos diseñado por Greg Norman) y sucursales en Europa y Asia.

 

Además participa en todas la publicaciones del ramo y edita variados DVDs que todos los mindundis visionamos cual biblia contemporánea.

 

Amigos lectores, que además sois empresarios con posibles, sabed que David también ofrece clinics de empresa para vuestros ejecutivos, reforzando los valores de competitividad y confianza al módico precio de 60.000 €. El fino trabajo de este artista del hierro y la madera les devolverá el brillo en los ojos y les hará olvidar esas milongas del trabajo en equipo. Porque esto es golf amigos y el único rival es uno mismo.

 http://lavidaexagerada.blogspot.es/img/leadbetter2.jpg

Grandes frases del genio (lectura sólo para desequilibrados)

 

-No malgaste potencia descargando las muñecas demasiado pronto desde lo alto del swing. Quebrando y descargando correctamente las muñecas se aumentará la velocidad de la cabeza del palo.

-Para asegurar un correcto giro de hombros en el backswing, mantenga más tiempo sus manos delante de su pecho.

-Una rutina pregolpe consistente es la manera de pegar buenos tiros con mayor frecuencia.

-Para dejar esos putts largos pegados al hoyo, hay que controlar la distancia y fundamentalmente desarrollar un buen ritmo. Para mejorar su ritmo imagine que está “barriendo” con la cabeza del putter.

-La clave para lograr potencia es desenroscar la parte superior de su cuerpo y sus brazos contra la resistencia de la parte inferior de su cuerpo.

-Las muñecas son fundamentales para la potencia. Muchos aficionados, levantan los brazos en el backswing y luego dejan que colapsen en lo alto. Una clave para un swing poderoso es colocar las muñecas correctamente.

-Un stance angosto, con el peso más sobre la pierna izquierda es ideal para el pitching. Deje que la velocidad de rotación de su cuerpo determine la distancia del golpe.

-Use toda la zona del tee para ampliar su objetivo, colocar el tee con el marcador de salida entre Ud. y la pelota le permite usar toda la zona de salida.

-Muchos altos handicap pegan hasta la pelota, en vez de a través de la pelota. Como resultado, el brazo izquierdo colapsa, el palo desacelera y el resultado es un golpe débil.

-El juego corto es pura sensación y mucha de ésta sensación proviene de la mano derecha.

-Muchos golfistas corrientes giran los hombros sobre un eje desde lo alto del swing, arrojando el palo desde afuera hacia adentro. Sentir que el hombro derecho baja podría ser una buena clave para contrarrestar este problema.

-Cuando tiene que acertar un fairway, elija un hierro largo desde el tee. Si no tiene un hierro 2 con un hierro 3 ó 4 es suficiente.

-¿Cree que el golpe es un globo con un wedge 60 º? . Píenselo. Juéguelo si no existe otra opción, o bien, si hay un buen colchón de césped debajo de la pelota para permitir que el palo se deslice a través.

-¿Pelota en el pasto alto? . Asegúrese salir del problema y volver al fairway a toda costa. Juegue un  tiro seguro. No espere jugar el tiro milagroso porque podría costarle caro.

 

Y compadézcanse porque esto va en serio.